CCOO Irakaskuntza | 25 July 2024.

batzen gaituen indarra

NOTA DE PRENSA

CCOO Irakaskuntza valora muy positivamente la capacidad de movilización de los trabajadores y trabajadoras de los centros de Iniciativa Social, que ha procurado nuevamente la firma de un acuerdo de convenio histórico.

    Tras una demostración de fuerza, de tesón y de lucha de los trabajadores y trabajadoras de los centros de Iniciativa Social de Euskadi, y tras 16 jornadas de huelga, ayer noche tuvo lugar en el CRL de Bilbao la firma del acuerdo de fin de huelga que desbloquea un conflicto que ha pasado en las últimas semanas de laboral a social.

    06/02/2024.
    PRENTSA_OHARRA

    PRENTSA_OHARRA

     

    Kristau Eskola, en un giro de 180º respecto a lo propuesto este mismo viernes pasado, convocó ayer lunes tarde una mesa negociadora de urgencia, creemos obligada por el mandato del Departamento de Educación, presentando un documento que ya de base, respondía, esta vez sí a todas y cada una de las demandas que desde el inicio de este proceso negociador, allá por 2021, hemos venido sosteniendo.

    El acuerdo concreta un alivio significativo en las cargas de trabajo, reconociendo el derecho a un incremento del tiempo que el profesorado va a poder dedicar en los centros a trabajo estrictamente didáctico y docente, restringiendo la carga de gestión meramente burocrática con la que se viene cargando a este colectivo, a la vez que también se concreta una reducción de la carga de horas lectivas, verdadero caballo de batalla de este conflicto. Con reducciones de jornada anual en los colectivos más precarizados y feminizados, como Especialistas de Apoyo Educativo y Técnicas de Jardín de Infancia, la reducción de cargas de trabajo llega también al Personal de Administración y Servicios.

    El acuerdo, además de garantizar la compensación de la pérdida del poder adquisitivo sufrido desde la congelación salarial del año 2020, con un incremento salarial de un 16% hasta 2024, paralelo a la subida del IPC, evita ligar los salarios del convenio a la financiación pública, pretensión, esta vez más del departamento de educación acorde a la nueva ley educativa, que de Kristau Eskola, que ha parecido más un intermediario que un verdadero actor en esta negociación colectiva.

    Los avances en la regulación de las condiciones de trabajo del profesorado de la Formación Profesional podemos catalogarlos de históricos, respondiendo, por fin, a unos compromisos adquiridos en el acuerdo de 2019 y que las patronales se han resistido, hasta hoy, a atender. No siendo menos importantes las garantías que el acuerdo de ayer establece sobre el sistema de garantía de recolocación firmado en 2019 y que tanto nos ha costado desarrollar, y que establece la obligación patronal, gubernamental y sindical de evitar, en la medida de lo posible, la destrucción de empleo estable en el sector, a causa de la crisis de natalidad y el descenso consiguiente de matrícula en estos centros; o los avances también en aspectos de salud laboral, euskaldunización e igualdad.

    Desgraciadamente observamos en la patronal una actitud de derrota, que sólo es achacable a su manifiesta incapacidad para sostener de una manera ordenada cordial y adecuada una negociación colectiva más favorable para ambas partes, obligándose siempre a tener que firmar acuerdos in extremis, con huelgas, movilizaciones y un claro desasosiego social, acuerdos que luego siempre se resisten a cumplir. Una vez más, la determinación, el tesón y la convicción de hacer lo correcto de los trabajadores y trabajadoras y su movilización ha llevado a un triunfo frente a la soberbia gubernamental, de un departamento que ha querido anular la negociación colectiva, y frente a la incapacidad patronal, que pretende disfrazarla apelando a ficticias coacciones y presiones.

    No es este el camino por el que apuesta CCOO Irakaskuntza. Haremos todo lo posible para que de hoy en adelante, estas patronales, los sindicatos que apuestan por el conflicto por sí mismo y este gobierno, o el nuevo que venga, tomen el camino de una negociación colectiva más pausada, más tranquila, más reflexionada, y que evite, en la medida de lo posible, que tengamos que llegar a nuevas convocatorias de movilizaciones y huelga. Pero, sin olvidar que, si nos vemos obligados, volveremos a la carga. Somos fuertes, estamos unidos, y eso es lo que hace grande a este colectivo.

     

    CCOOirakaskuntza